Transitando el embarazo, semana a semana

Un artículo de la revista Aprender Salud dirigido a las parejas y familias que transitan esta etapa, donde se recopilan los principales momentos del embarazo. Vale aclarar que este contenido es orientativo, no reemplaza las indicaciones de su médico y puede no aplicar a su caso en particular. El objetivo principal es motivar a que cuenten con información útil y acompañar a transitar mejor esta etapa tan especial de la vida.

 

El primer trimestre

Semanas 1 a la 5

La mamá. Es muy probable que todavía usted no sepa que está embarazada, aunque ya puede que tenga un atraso menstrual. De ser así, es conveniente realizar un test de embarazo en orina o en sangre para corroborarlo. Preste atención a su cuerpo, es probable que se sienta con más sueño de lo normal, muchas ganas de orinar y más cansancio que de costumbre.

El bebé. En estas primeras semanas de embarazo, el crecimiento del embrión es muy grande. Desde la concepción hasta este momento el embrión ha aumentado prácticamente 40 veces su tamaño.

 

Semanas 6 a la 10

La mamá. La mayoría de las mujeres pueden presentar alguno de los siguientes síntomas: cansancio, náuseas y vómitos (sobre todo al levantarse por la mañana), aumento del volumen de los senos, mayores ganas de orinar (dado que el crecimiento del útero ejerce presión sobre la vejiga), presión en la pelvis y la cadera. Algunas mujeres no perciben señales de embarazo y sólo lo descubren por el retraso de la menstruación.

Usted ya sabe que está embarazada y alrededor de esta semana es un buen momento para consultar a un ginecólogo u obstetra. Puede ser que usted haya aumentado de peso pero es probable que todavía no se note la panza.

Las primeras semanas del bebé son claves, por lo tanto le sugerimos evitar cualquier situación que pueda poner en riesgo el adecuado desarrollo del embrión: no es bueno que usted ingiera medicación sin previa consulta a su médico. Tampoco es recomendable el consumo de alcohol o drogas, además de que debe intentar evitar el tabaco.

El bebé. Finaliza el periodo embrionario. Su bebé deja de ser un embrión para transformarse en un feto que ya tiene párpados, labio superior y las orejas se están empezando a formar. La placenta asume la función de nutrir a su bebé a través del cordón umbilical. A esta altura del embarazo el feto mide aproximadamente entre 15 y 20 milímetros.

 

Semanas 11 a la 13

La mamá. Probablemente usted ya tenga asignada una cita con el médico. Le solicitará una serie de exámenes para determinar que todo esté bien además de realizar el control de su peso y presión arterial. También hará preguntas de rutina sobre sus antecedentes obstétricos (si ya tiene hijos, de que forma nacieron, si tuvo algún aborto, etc.) y sus antecedentes personales y familiares (enfermedades que usted haya tenido o que algún miembro de su familia tenga). Todo esto es de mucha importancia para la salud de su embarazo. Puede preparar una lista con preguntas e inquietudes para llevar a la consulta. Las náuseas y vómitos comienzan a disminuir.

El bebé. En las primeras semanas de embarazo, el líquido que rodea al bebé era producido fundamentalmente por las membranas que lo rodeaban. Ahora, los riñones del bebé son la fuente más importante de líquido amniótico. Se forman las cuerdas vocales y se desarrollan las uñas en pies y manos. La cabeza es más redondeada y su perfil se va definiendo. Si bien su cuerpo fue creciendo a gran velocidad, la cabeza continúa siendo significativamente de mayor tamaño. Esto puede verse en la ecografía indicada.

 

El segundo trimestre

Semanas 14 a 20

La mamá. El segundo trimestre es uno de los mejores momentos del embarazo debido a que la mayoría de las molestias que puede haber tenido seguramente estén desapareciendo en forma progresiva. Es una etapa ideal para realizar actividad física. Se recomienda llevar una dieta equilibrada, rica en fibra y con abundante líquido para evitar constipaciones.

El bebé. “Su cuerpo es de mayor tamaño que la cabeza, los ojos y las orejas se encuentran en su posición definitiva. Brazos y piernas tienen proporciones finales. Como su oído ya se desarrolló por completo, se cree que el bebé podría escuchar sonidos. Si bien el sexo del bebé está definido hace tiempo, los genitales del bebé se podrán observar por ecografía y es común que usted se entere del sexo del bebé con más certeza en esta etapa.”

 

Semanas 21 a 27

La mamá. Puede que usted se sienta cansada y necesite hacer siestas reparadoras. No lo dude, si tiene la oportunidad, descanse todo lo que pueda. Los dolores en la región lumbar son muy frecuentes a partir de esta altura de la gestación, también el sangrado de encías (consulte a un odontólogo en caso de este síntoma). El útero ya ha sobrepasado el nivel del ombligo y es muy común que al estirarse la piel del abdomen se sienta picazón. Puede utilizar alguna crema humectante para disminuir esta sensación.

El bebé. Se mueve constantemente y cada vez tiene más fuerza. Es muy frecuente que sus movimientos se sientan en forma intensa y todo el tiempo. Ya ha desarrollado sus reflejos, uno de los más importantes es el reflejo de Moro, que puede observarse cuando el bebé estira sus brazos o piernas en caso de que haya algún sonido muy fuerte o algún estímulo importante en el abdomen. Aparecen progresivamente los movimientos respiratorios y el hipo.

 

El tercer trimestre

Semanas 28 a 35

La mamá. Los síntomas más frecuentes en este trimestre tienen relación con el aumento del tamaño de su abdomen. Usted puede sentir dolores de espalda, muchas ganas de orinar, hinchazón de pies y manos, falta de aire al caminar y es muy probable que comience a dormir mal durante las noches. Las contracciones habituales de esta etapa son cada vez más fuertes. Es importante que usted controle que las mismas no sean más de 3 contracciones en 10 minutos, si esto sucede, es mejor que consulte a su médico o a la guardia.

El bebé. Una de las características de esta etapa es el rápido crecimiento fetal, sobre todo de peso. Esto se debe a
que el bebé continúa acumulando grasa debajo de la piel. Sus huesos continúan osificándose, aunque ya poseen su forma definitiva. Comienza a ubicarse en la posición definitiva que tendrá al nacer, que en la mayoría de los casos es con la cabeza hacia abajo (cefálica). Igualmente algunos bebés pueden cambiar de posición a último momento

 

Semanas 36 a 40

La mamá. Ha llegado a la recta final de su embarazo, tómese su tiempo para preparar todo lo que necesita llevar al hospital, tanto para su bebé como para usted. A partir de la semana 37, los controles serán más seguidos y usted realizará un monitoreo de los latidos de su bebé en forma semanal. Es bueno que conozca cuáles son los signos que le avisarán el inicio del trabajo de parto.

Algunas mujeres pueden perder el tapón mucoso (un flujo de consistencia mucosa, que puede ser color transparente, rojizo, grisáceo o amarronado). Su presencia no implica que esté por producirse el parto en forma inminente, de hecho muchas veces, la pérdida del mismo precede al nacimiento en 2-3 semanas.

El bebé. Luego de la semana 37 se considera que está a término, pesa casi 3 kilos aproximadamente y mide unos 48 cm. El cuerpo del bebé se encuentra cubierto por lanugo y unto sebáceo, los cuales de a poco van desapareciendo. El cabello es más largo y grueso y las uñas de las manos sobrepasan la punta de los dedos.

 

Los signos del inicio del parto

Contracciones regulares: Cada 3-5 minutos durante más de dos horas y de intensidad creciente. Las contracciones pueden doler en el abdomen, la cintura o la pelvis.

Pérdida de líquido claro por genitales. Este líquido suele tener un olor particular, similar a la lavandina.

 

Pérdida de sangre por genitales

Esto es un síntoma de alarma y en caso de producirse usted deberá consultar en forma urgente al hospital.

 

Fuente: Revista Aprender Salud (año N° 11, agosto 2018)

Comentar