¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia?

Si frente a tu rutina habitual estás más cansado, te cuesta concentrarte y hasta tenés dolores de cabeza frecuentes, podrían ser señales de tu cuerpo de que tenés anemia.

La anemia aparece cuando el número de hematíes o células rojas de la sangre y/o la cantidad de hemoglobina presente en este tipo de células disminuye por debajo de los valores considerados normales. Tanto los hematíes como la hemoglobina que contienen en su interior son necesarios para asegurar el transporte y liberación de oxígeno desde los pulmones hacia todos los tejidos del organismo. Un aporte de oxígeno insuficiente hacia órganos y tejidos del organismo puede tener consecuencias adversas.

 

Signos y síntomas

A pesar de que los distintos tipos de anemias pueden obedecer a diferentes causas, los signos y síntomas pueden ser bastante similares. Es posible que las formas leves o moderadas de anemia no produzcan ninguna sintomatología, o muy poca. Los síntomas más frecuentes suelen ser:

  • Sensación de cansancio o debilidad (fatiga)
  • Sentirse malhumorado
  • Sentirse débil o cansado más a menudo que de costumbre, o con el ejercicio
  • Dolores de cabeza
  • Problemas para concentrarse o pensar
  • Uñas quebradizas
  • Palidez y sequedad en la piel

Otros signos o síntomas que pueden desarrollarse a medida que la anemia se va acentuando pueden ser frío o entumecimiento de manos y/o pies, dificultad para respirar, taquicardia o ritmo cardíaco irregular y dolor torácico.

Las anemias aparecen con relativa frecuencia en ambos sexos y a todas las edades, indistintamente de la raza y grupos étnicos. Sin embargo, existen ciertos grupos de riesgo que pueden desarrollarla con mayor facilidad. Entre estos grupos se incluyen las personas que siguen una dieta pobre en hierro y vitaminas, personas con enfermedades crónicas por ejemplo por enfermedad renal, diabetes, cáncer, enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones crónicas como tuberculosis o la infección por el VIH, así como personas con antecedentes familiares de anemias hereditarias y personas que han perdido una gran cantidad de sangre, ya sea por traumatismos o por intervenciones quirúrgicas. La anemia puede ser leve, moderada o severa en función del grado de disminución de los hematíes y/o la hemoglobina.

 

¿Cómo se produce la anemia?

Aunque muchas partes del cuerpo ayudan a producir glóbulos rojos, la mayor parte del trabajo se hace en la médula ósea, el tejido blando en el centro de los huesos que ayuda a la formación de las células sanguíneas.

Los glóbulos rojos sanos duran entre 90 y 120 días. Algunos órganos del cuerpo se encargan de eliminar luego las células sanguíneas viejas. Una hormona, llamada eritropoyetina, producida en los riñones le da la señal a la médula ósea para producir más glóbulos rojos.

La hemoglobina es la proteína que transporta el oxígeno dentro de los glóbulos rojos y les da su color. Las personas con anemia no tienen suficiente hemoglobina.

El cuerpo necesita ciertas vitaminas, minerales y nutrientes para producir suficientes glóbulos rojos. El hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico son tres de los más importantes. Es posible que el cuerpo no reciba nutrientes suficientes cuando:

  • Se ve alterado el revestimiento del estómago o intestinos que afectan la forma como se absorben los nutrientes (por ejemplo, en la celiaquía o en gastroenteritis prolongadas).
  • Alimentación deficiente.
  • Pérdida lenta de sangre (por ejemplo, por periodos menstruales abundantes o úlceras gástricas).
  • Cirugías en la que se extirpa parte del estómago o los intestinos.

 

 

Anemia por déficit de hierro o Anemia Ferropénica

La anemia por déficit de hierro es la anemia más común y puede obedecer a distintas causas. Los síntomas se presentan debido a la disminución del número de hematíes y/o de la concentración de hemoglobina. Es posible que no existan signos ni síntomas cuando el déficit de hierro es leve o moderado. Además de presentar los signos y síntomas propios de anemias, algunos de ellos son bastante característicos de un déficit de hierro; aparecen a medida que las reservas de hierro del organismo se van agotando. Entre los síntomas y signos más frecuentes se incluyen:

  • Uñas frágiles y quebradizas o en forma de cuchara
  • Lengua hinchada o dolorida
  • Ulceraciones o grietas en las comisuras bucales
  • Dificultad al tragar
  • Deseo de comer sustancias no alimenticias como hielo o materia inorgánica (a esta anormalidad se la conoce como «pica»)

 

El Laboratorio y la Anemia

Los análisis de sangre pedidos habitualmente para detectar la presencia de anemia incluyen:

  • Hemograma completo: recuento de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, nivel de hemoglobina, hematocrito, índices hematimétricos y fórmula leucocitaria.
  • Niveles sanguíneos de hierro o ferremia
  • Vitamina B12
  • Ácido fólico
  • Recuento de reticulocitos

Si usted tiene signos o síntomas de anemia es recomendable consultar a su médico de cabecera, quien le indicará que análisis deberá realizarse en su caso particular.

 

Las determinaciones de Hemograma completo, Ferremia, Vitamina B12, Ácido Fólico y Recuento de Reticulocitos en sangre se encuentran entre las prestaciones brindadas por Laboratorio LES.

Ante cualquier duda o por mayor información sobre estas prácticas comuníquese con nosotros de Lunes a Viernes, enviando un mensaje de Whatsapp al +54 9 2944587122 o bien comunicándose telefónicamente al (0294) 4428834, en nuestro horario de atención de 7 a 20hs.

 

Fuente: LabTestsOnlineMedLine Plus NIH

Comentar