Semana Mundial de la Inmunización: 24 – 30 de abril de 2017

La Semana Mundial de la Inmunización, celebrada la última semana de abril, tiene la finalidad de promover el uso de las vacunas para proteger de la morbilidad a las personas de todas las edades.

La inmunización salva millones de vidas y en todo el mundo se la reconoce ampliamente como una de las intervenciones de salud más costoeficaces y que da mejores resultados. A día de hoy sigue habiendo en el mundo 19,4 millones de niños sin vacunar o insuficientemente vacunados.

 

La campaña 2017 lleva el lema: Las Vacunas Funcionan

El objetivo principal de la campaña es sensibilizar al público acerca de la importancia fundamental de lograr una inmunización completa a lo largo de la vida, y de su función en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles fijados para 2030.

 

Las vacunas funcionan para proteger a las personas y a las comunidades

Si las tasas de inmunización son altas, logramos una protección de la comunidad en general y de las personas en particular.

 

Las vacunas funcionan para salvar vidas

La cifra estimada es de 2 a 3 millones de muertes evitadas cada año. Aumentando las tasas mundiales de inmunización se podrían salvar otros 1,5 millones de personas al año.

Las vacunas nos protegen de 26 enfermedades. Además permiten reducir la propagación de la resistencia a los antibióticos al evitar que llegue a producirse la enfermedad.

 

Las vacunas funcionan para no dejar a nadie atrás

Cada año reciben vacunas básicas 116 millones de niños. Pero todavía hay 19,4 millones que no las reciben. Un 60% de esos niños viven en 10 países.

 

Cinco años de Decenio de las Vacunas

En 2017, el Plan de acción mundial sobre vacunas llegará a medio camino; aprobado por 194 Estados Miembros en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2012, tiene el objetivo de haber prevenido millones de muertes por enfermedades prevenibles mediante vacunación al final de 2020.

A pesar de las mejoras registradas en los países y la importante tasa mundial de introducción de vacunas nuevas, los avances hacia todas las metas de eliminación de enfermedades, relativas al sarampión, la rubéola y el tétanos materno y neonatal, llevan retraso.

Para que todos, en todos los lugares, sobrevivan y prosperen, los países tienen que desplegar esfuerzos más concertados hacia la consecución de los objetivos del Plan de acción mundial no más tarde de 2020. Además, los países que han logrado los objetivos, o han avanzado hacia ellos, tienen que trabajar para que esos esfuerzos perduren en el tiempo.

 

Fuente: OMS

Comentar