Semana Mundial de la Alergia 2018

La Organización Mundial de Alergia (WAO), junto con sus sociedades miembros en todo el Mundo se comprometieron a organizar la Semana Mundial de la Alergia del 22 al 28 de abril de 2018. El tema y el enfoque educativo es «Dermatitis atópica / Eczema: un picor que irrita».

 

¿Qué es la dermatitis atópica o atopia?

La atopia es una condición hereditaria que predispone a padecer una serie de enfermedades, en su mayoría relacionadas con respuestas mediadas por IgE y alteraciones de la inmunidad celular y de la reactividad vascular.

La dermatitis atópica es un conjunto de anomalías y lesiones cutáneas que aparecen en los individuos atópicos. La prevalencia de la dermatitis atópica varía de unas zonas geográficas a otras y en general es mayor cuanto más alto es el nivel de desarrollo industrial. En la población infantil pueden encontrarse manifestaciones de la dermatitis atópica, en algún momento, entre un 5 y 10%. No existen diferencias significativas en relación con el sexo.

 

Clínica

Las manifestaciones clínicas típicas de la dermatitis atópica se dividen en tres etapas, que suelen denominarse del lactante, infantil y del adulto.

Además, diversas enfermedades cutáneas y extracutáneas se asocian de forma significativa a la dermatitis atópica.

Dermatitis atópica del lactante: Suele empezar hacia los cinco meses de vida, pero puede hacerlo antes. La localización más habitual es en la cara, respetando las zonas alrededor de los ojos, la nariz y la boca.

Dermatitis atópica infantil: Este periodo suele considerarse con un inicio: hacia los dos años y un fi nal entre los siete años y la pubertad. Las lesiones características se observan sobre todo en las flexuras, en especial en los codos y las rodillas.

Dermatitis atópica del adulto: Se producen sobre todo en la nuca, el dorso de las manos y los pies, la cara de fl exión de las muñecas y las zonas de extensión de las piernas.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de la dermatitis atópica se basa e la clínica. Existen diversas pautas de diagnóstico con criterios mayores y menores, que son muy empleadas en estudios epidemiológicos y ensayos clínicos, pero poco prácticas en la actividad clínica diaria.

La histopatología puede ser útil en casos que planteen problemas de diagnóstico diferencial. Muestra una dermatitis espongiforme (eccema), la mayoría de las veces en un estadio subagudo. Los datos de laboratorio son inconstantes y poco específicos; muchos de estos niños tienen eosinofilia periférica y elevación de la IgE. La determinación de esta última no está justificada, como tampoco el realizar pruebas con antígenos o de IgE específica si no existen otras manifestaciones clínicas de hipersensibilidad susceptibles de una intervención terapéutica.

 

Fuente: Dermatitis atópica. Autor: E. Fonseca Capdevila

Puede consultar el artículo completo en PDF haciendo click aquí.

Comentar