Semana Mundial de Concientización sobre el uso de los antibióticos

La Semana Mundial de la concientización sobre el uso de los antibióticos tiene como objetivo generar conciencia sobre la resistencia de las bacterias a los antibióticos a nivel mundial y promover prácticas óptimas entre el público en general, los trabajadores sanitarios y los encargados de la formulación de políticas para evitar la aparición y expansión de la resistencia a los antibióticos. Se celebra del 13 al 19 de noviembre de 2017.

El lema de este año es: «Pida asesoramiento a un profesional sanitario calificado antes de tomar antibióticos». Los antibióticos son un recurso sumamente valioso, de modo que es importante asesorarse adecuadamente antes de tomarlos. Mediante el uso responsable de antibióticos no solo se obtendrá el mejor tratamiento, sino que también se contribuirá a reducir la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, aunque el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso.

Cada vez es mayor el número de infecciones —por ejemplo, neumonía, tuberculosis, septicemia y gonorrea— cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. Además la resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.

La resistencia a los antibióticos está poniendo en riesgo los logros de la medicina moderna. Si no disponemos de antibióticos eficaces para prevenir y tratar las infecciones, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las intervenciones quirúrgicas se volverán cada vez más peligrosos.

 

Objetivos de la Campaña

-Convertir la resistencia a los antimicrobianos en una cuestión sanitaria reconocida mundialmente.

-Concienciar sobre la necesidad de preservar el poder de los antibióticos mediante su uso apropiado.

-Aumentar el reconocimiento de que las personas, los profesionales de la salud y la agricultura y los gobiernos deben contribuir a luchar contra la resistencia a los antibióticos.

-Alentar el cambio de conductas y trasladar el mensaje de que acciones simples pueden marcar la diferencia.

Fuente: OMS

Comentar