Proteja a su bebé del estreptococo del grupo B

Todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba del estreptococo del grupo B (EGB) entre las 35 y 37 semanas de embarazo. Este análisis, que hoy es Ley en nuestro país, es fundamental para evitar que el bebé sufra una infección que lo puede llevar a la muerte, o dejarle graves secuelas, como ceguera, sordera, parálisis cerebral y retraso en el aprendizaje.

Si está embarazada, hable con su médico para hacerse una prueba de detección del EGB. No importa si la ha tenido anteriormente o no; cada embarazo es diferente. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que se la haga cuando tenga entre 35 y 37 semanas de embarazo. La prueba es fácil y no genera dolor. Consiste en tomar una muestra de la vulva y del ano con un hisopo. La prueba del EGB no implica ningún riesgo para la mamá ni para el bebé.

La prueba indicará si es portadora del estreptococo del grupo B, que puede transmitirle al bebé en el momento del nacimiento. Las mujeres que reciben un resultado positivo en la prueba de detección del EGB necesitan antibióticos durante el trabajo de parto.

Si el resultado es negativo, no necesita hacer nada más. Sin embargo, si recibe un resultado positivo, necesita que se le administre un antibiótico (generalmente penicilina) por vía intravenosa (en la vena) durante el trabajo de parto. Si usted es alérgica a la penicilina, hay otros antibióticos para ayudar a tratarla durante el trabajo de parto.

Los CDC recomiendan tomar el medicamento durante el trabajo de parto para evitar que las bacterias pasen a su bebé durante el nacimiento. Tomar antibióticos antes de entrar en trabajo de parto no protegerá al bebé porque las bacterias pueden volver a multiplicarse rápidamente.

Los antibióticos son más eficaces si los recibe durante al menos 4 horas antes de dar a luz. Entonces, si obtiene un resultado positivo del estreptococo del grupo B, vaya al hospital cuando se le rompa la bolsa del líquido amniótico o empiece el trabajo de parto. Si cree que es probable que le hagan una cesárea o que se le adelante el parto (parto prematuro), hable con su médico o partera. Juntos, pueden formular un plan personal para el EGB.

 

Muchas mujeres portan el estreptococo del grupo B

El estreptococo del grupo B es común. El EGB puede vivir a menudo en la vagina y el recto de las mujeres sanas de todas las razas y grupos étnicos. Estas bacterias pueden aparecer y eliminarse naturalmente del cuerpo.

 

Recibir un resultado positivo no significa que usted esté enferma

Si recibe un resultado positivo, no significa que usted tenga una infección. Solo significa que tiene estas bacterias en el cuerpo. No se sentirá enferma ni tendrá síntomas. Por lo general, el estreptococo del grupo B no es dañino. Sin embargo, el estreptococo del grupo B puede enfermar a su bebé recién nacido si se lo transmite en el momento del nacimiento. Las otras personas que viven con usted, incluidos otros niños, no corren ningún riesgo de enfermarse a causa del EGB

Tener un resultado positivo de EGB no significa que usted no sea higiénica. Tampoco significa que tenga una enfermedad de transmisión sexual. Estas bacterias no se transmiten a través de los alimentos, las relaciones sexuales, el agua, ni ninguna otra cosa con la que haya entrado en contacto.

 

Fuente: CDC

 

Enlace de interés

Imagen: Freepik
Comentar