Perfil tiroideo: el control hormonal no está en cuarentena

Durante la pandemia por COVID-19, muchas personas evitan asistir a las consultas y laboratorios por miedo a contagiarse. Para cuidar la salud de todos y brindar la seguridad que necesitan, en LES diseñamos un Protocolo de Atención para pacientes, empleados y profesionales de la salud.

Para concurrir a nuestra Sede Central de calle 20 de Febrero 612, deberá solicitar un turno vía telefónica o Whatsapp para asignarle un lugar en la sala de espera (además de autorizar la orden, brindar indicaciones, etc), donde tendrán una butaca señalizada y con el distanciamiento correspondiente. De esta manera evitamos exceder la capacidad máxima de 6 pacientes.

En cuanto a los controles regulares, los médicos recomiendan no discontinuar las consultas y evitar, así, la aparición de nuevas enfermedades.

 

Perfil tiroideo

El perfil tiroideo consiste en un grupo de pruebas que pueden solicitarse conjuntamente para la evaluación de la función de la glándula tiroides y como ayuda en el diagnóstico de sus alteraciones. Las pruebas incluidas en el perfil tiroideo miden la cantidad de hormonas tiroideas en la sangre.

Las hormonas tiroideas son sustancias químicas que viajan a través de la sangre y controlan o regulan el metabolismo del organismo – cómo funciona el cuerpo y cómo utiliza la energía.

El perfil tiroideo generalmente incluye:

TSH (hormona estimulante del tiroides) – se utiliza para el diagnóstico del hipotiroidismo e hipertiroidismo, y para monitorizar el tratamiento de las alteraciones del tiroides
T4 (tiroxina) – se utiliza para el diagnóstico del hipotiroidismo e hipertiroidismo; también puede utilizarse para monitorizar el tratamiento
T3 (triyodotironina) – se utiliza para el diagnóstico del hipertiroidismo; también puede utilizarse para monitorizar el tratamiento.

La TSH se produce en la glándula pituitaria y forma parte del sistema de retroalimentación del organismo para mantener unas concentraciones estables de hormonas tiroideas T4 y T3 en la sangre. Cuando las concentraciones de estas hormonas en sangre disminuyen, se estimula la glándula pituitaria y se produce la liberación de TSH. Por su parte, la TSH estimula la producción y liberación de T4 y T3 por parte de la glándula tiroides. Cuando el sistema funciona correctamente, la producción de las hormonas se estimula y se inhibe para mantener una concentración adecuada de hormonas tiroideas en la sangre.

La T3 y T4 son las dos principales hormonas producidas por la glándula tiroides, un órgano pequeño en forma de mariposa adosado a la tráquea. De forma conjunta controlan la velocidad a la que el cuerpo utiliza la energía. La mayor parte de T3 y T4 en sangre circula unida a proteínas. Las porciones minoritarias no unidas a proteínas o “libres” son las formas biológicamente activas de las hormonas. Existen pruebas para medir las fracciones de T3 o T4 libres, así como las formas T3 y T4 totales (porción unida y no unida) en sangre.

 

¿Por qué hacer el análisis?

Como ayuda para evaluar la función de la glándula tiroides y en el diagnóstico de alteraciones de la tiroides.

 

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se presentan signos y síntomas sugerentes de hipo- o hipertiroidismo debidos a una enfermedad que afecta la tiroides.

 

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

Comentar