Los moretones o hematomas

Los moretones o hematomas pueden aparecer después de realizarse una extracción sanguínea. Y aunque no son dolorosos, como los que se generan después de golpearnos, no son lindos de ver.

Un hematoma es una acumulación de sangre, causado por una pequeña hemorragia interna (rotura de vasos capilares, sin que la sangre llegue a la superficie corporal). Aparecen generalmente como respuesta corporal resultante de un golpe, raspones o una extracción de sangre.

Un hematoma adquiere en la zona afectada un color azulado o violáceo al cabo de unos diez minutos, y desaparece de forma natural con el paso de las horas/días. A veces puede inflamarse levemente la zona.

La técnica de extracción de sangre consiste en atravesar la piel por medio de una aguja intravenosa y alcanzar la pared de la vena para poder introducirnos en ella y extraer la muestra de sangre. Cuando se retira la aguja intravenosa de la vena y a su vez de la piel, es recomendable realizar una presión constante para evitar que la sangre fluya por el tejido subcutáneo y los tejidos circundantes, y se produzca un hematoma.

 

Para evitar la formación de moretones o hematomas después de la extracción podemos seguir estos consejos:

  • Presionar firmemente con un algodón en el lugar de extracción (sin hacer masajes o movimientos circulares)
  • Cubrir con un apósito
  • No hacer fuerza con ese brazo por unos 10-15 min, y evitar doblarlo, para que no se salga el tapón de plaquetas.

 

¿Qué hacer si aparece un hematoma?

Recomendamos aplicar hielo sobre la zona afectada durante el día posterior a la extracción. El hematoma desaparecerá en los días siguientes, pasando por diferentes tonalidades, hasta que la piel recupere su tonalidad habitual.

 

¿Qué podemos hacer para estar bien al momento de la extracción?

  • Tomar un vaso de agua antes de asistir al laboratorio
  • Descansar bien la noche previa
  • Llevar una prenda con mangas no ajustadas (que se arremangue fácilmente)
  • Relajarnos

 

Importante

Existen casos en donde los hematomas pueden formarse aún si el paciente presiona firmemente la zona de la extracción, en esas circunstancias factores diversos tales como venas frágiles, extracciones dificultosas por venas inaccesibles o muy finas pueden favorecer la formación de un hematoma.

Comentar