La sorprendente realidad sobre la prediabetes

Es real. Es común. Y lo más importante: es reversible. Usted puede prevenir que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2 o retrasar su aparición con cambios en su estilo de vida que son simples pero de comprobada eficacia.

Una persona con prediabetes usualmente no desarrolla enfermedades en los ojos, los riñones o el sistema nervioso (complicaciones potenciales de la diabetes). Sin embargo, el riesgo de esta persona de padecer de enfermedades cardiovasculares y accidentes
cerebrovasculares, es mucho mayor que el que corre una persona con niveles normales de glucosa. La prediabetes tiene mucho en común con el llamado síndrome de resistencia a la insulina, conocido también como síndrome metabólico.

Entre 1 y 2 millones de personas en la Argentina tienen prediabetes. Los exámenes para diagnosticar la prediabetes son recomendables para cualquier persona mayor de 45 años.

Las personas menores de 45 años sólo deben hacerse estos exámenes si están con sobrepeso o si presentan uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • Presión arterial alta
  • Nivel bajo de colesterol HDL o colesterol “bueno”
  • Triglicéridos altos
  • Antecedentes de diabetes en la familia
  • Mujer que tuvo diabetes gestacional o un bebe nació con más de 4 kilos

El diagnóstico de la prediabetes implica determinar su nivel de glucosa en la sangre. Existe prediabetes si el nivel de glucosa en la sangre es superior al normal, aunque no tan alto como para ajustarse a la definición estándar de la diabetes mellitus.

 

La prediabetes es preocupante

No hay que dejarse engañar por el prefijo “pre”: la prediabetes es una afección grave en la que los niveles de azúcar en la sangre son más altos que lo normal, pero todavía no tan altos como para diagnosticar la diabetes. Las personas con prediabetes tienen mayor riesgo de presentar diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

 

La prediabetes pasa desapercibida

Usted puede tener prediabetes durante años sin presentar síntomas claros, por lo que frecuentemente no se detecta hasta que aparecen graves problemas de salud. Por eso es importante hablar con su médico para que se le haga una prueba de azúcar en la sangre si presenta alguno de los siguientes factores de riesgo de la prediabetes:

  • Tener sobrepeso
  • Tener 45 años o más.
  • Tener uno de los padres, un hermano o una hermana con diabetes tipo 2.
  • Realizar actividad física menos de tres veces a la semana.
  • Haber tenido alguna vez diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo) o haber dado a luz a un bebé que pesó más de 4kg.
  • La raza y el grupo étnico también son factores: los afroamericanos, los hispanos o latinoamericanos, los indoamericanos, los isleños del  Pacífico y algunos asiaticoamericanos tienen un riesgo más alto.

 

Es más difícil vivir con la diabetes que con la prediabetes

Aunque las personas con prediabetes ya tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, todavía no tienen que manejar los graves problemas de salud que conlleva la diabetes.

La diabetes afecta a los principales órganos del cuerpo. Las personas con diabetes a menudo presentan graves complicaciones, como insuficiencia renal, ceguera y daño en los nervios. El daño en los nervios puede llevar a la amputación de un dedo del pie, de un pie o de una pierna. Algunos estudios sugieren que la diabetes duplica el riesgo de depresión, y ese riesgo aumenta a medida que aparecen más problemas de salud relacionados con la diabetes. Todos pueden reducir considerablemente la calidad de vida.

 

Prediabetes = Prevenir diabetes

Receta para la prevención: alimentación saludable y actividad física.

Con la prediabetes usted puede elegir dos caminos: si la ignora, su riesgo de tener diabetes tipo 2 aumenta. Si pierde una moderada cantidad de peso y hace actividad física de forma regular, su riesgo baja. Una pérdida de peso moderada significa perder entre el 5 y 7 % del peso corporal, lo que equivale a unas 4,5 a 6 kg en una persona que pese 90 kg. Actividad física regular significa caminar rápidamente o realizar una actividad similar durante por lo menos 150 minutos por semana. Eso equivale solamente a 30 minutos por día, cinco días a la semana.

 

Fuente: CDC

Comentar