Influenza Aviar en Valparaíso, Chile: Recomendaciones e información a la población rionegrina

Ante el reporte de un foco de Influenza aviar (IA) por parte del servicio sanitario de Chile y con el fin de evitar el ingreso del virus a la Argentina, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) recomienda a los productores, profesionales, técnicos y personas ligadas a la avicultura, cumplir estrictamente las medidas sanitarias de prevención establecidas. Nuestro país está reconocido como libre de la enfermedad.

El 4 de enero de 2017 el Servicio Agrícola y Ganadero de Chile (SAG), en su página web reportó un foco de influenza aviar en un plantel de pavos en la región de Valparaíso. Hasta el momento determinó que se trata de un virus de baja patogenicidad que pertenece al subtipo H7 de declaración obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

El país trasandino activó los protocolos para la eliminar el foco y se ha confirmado que el virus de la Influenza Aviar detectado es de baja patogenicidad, es decir que tiene muy baja capacidad de producir enfermedad en las aves.

La vía de contagio es de ave a humano y se produce por contacto directo con aves infectadas o con superficies u objetos contaminados con sus heces. Por lo tanto, es necesario un contacto directo, reiterado y próximo con las aves o sus excrementos. Hasta el momento no hay evidencia científica de transmisión persona a persona ni por vía alimentaria. 

El SENASA ya hizo las recomendaciones correspondientes para la prevención de la enfermedad en lo que respecta a producción de aves y sus productos.  Se suspendió todo tipo de importaciones de productos avícolas y de aves vivas provenientes del país vecino y se están reforzando los controles de vehículos  y personas en los pasos fronterizos con Chile. En la Argentina nunca se detectaron casos en aves domésticas industriales ni de traspatio.

Dada la importante migración de argentinos hacia el país vecino, se han emitido las siguientes medidas preventivas a los viajeros:

  • No comprar pájaros ornamentales o de compañía
  • No tocar aves muertas.
  • No tener contacto con plumas.
  • En caso de tocar, pisar o mancharse accidentalmente con excremento de aves desinfectar la zona inmediatamente con agua con lavandina al 10% (9 partes de agua y 1 de lavandina).
  • Lavarse inmediatamente las manos ante cualquier contacto con elementos o superficies que tenga con secreciones, excreciones, plumas de aves o sus huevos.
  • Si viaja  a Chile, y a su regreso presenta síntomas gripales (dolor muscular, afecciones respiratorias, cansancio, fiebre, etcétera) concurra al Hospital más cercano.

 

¿Qué es la influenza aviar?

Es producida por un virus que circula entre las aves silvestres, a las que no suele afectar. Cuanto este virus infectas a las aves de corral y otras aves domésticas, puede ocasionar grandes pérdidas sanitarias y económicas.

 

¿Quiénes pueden enfermarse?

Pollos, pavos, patos, gansos, codornices y otras aves domésticas.
Las personas con mayor riesgo de contagio son aquellas que están en contacto directo con aves enfermas.

 

¿Cómo se contagian las aves?

Por contacto con aves enfermas, sus secreciones, heces, huevos, plumas o sangre o con superficies (cama de galpón, ropa, calzado, vehículo) contaminadas con el virus.

 

¿Qué cuidados debemos tener para proteger a las aves y a las personas?

  • Mantener el predio en buenas condiciones sanitarias, que respeten las normas de bioseguridad que establecen las resoluciones Senasa N°542/10 y 106/3.
  • Proveer a las aves de sitios protegidos y aislados de aves silvestres o enfermas.
  • Evitar la introducción de aves de sanidad desconocida.
  • Limpiar diariamente gallineros cubriéndose nariz y boca con una mascarilla protectora o con un pañuelo humedecido para evitar inhalar el polvo.
  • Cambiarse de ropa y calzado, y lavarse las manos después de trabajar con las aves.
  • Quemas a las aves muertas, plumas y otros desperdicios en contenedores cerrados o utilizar sistema de compostaje.

 

¿Cuáles son los signos de la influenza aviar en una granja?

  • Aumento de mortalidad o muerte repentina
  • Plumaje erizado
  • Decaimiento, falta de apetito y diarrea
  • Respiración dificultosa, estornudos, tos y/o secresiones nasales.
  • Hinchazón de cabeza, cara, crestas y barbillas.
  • Coloración azulada en crestas, barbillas y patas.
  • Hemorragia en piel y patas, incoordinación
  • Menor producción de huevos, huevos de cáscara blanda o deformes

 

¿Cómo actuar ante la sospecha de la enfermedad?

  • Avisar de inmediato al Senasa para que los veterinarios tomen las medidas necesarias para evitar su difusión y proveer una pronta resolución.
  • No realizar movimiento de aves.

 

Programa de Sanidad Aviar del Senasa

  • (011) 41215409
  • avesygranja@senasa.gob.ar

 

Fuente: SENASAGobierno de Rio Negro

Comentar