Bienestar y prevención en la era de la responsabilidad del paciente por su salud

A medida que ha ido evolucionando la medicina, los sistemas de salud, los medios de comunicación e información y la sociedad en general, se ha ido produciendo un cambio de actitud en las personas en cuanto a la atención que reciben, tanto ellos como sus seres queridos. Esto es sin duda una ventaja, ya que un papel más proactivo, asumiendo más responsabilidades sobre la propia salud, ayuda a prolongar los años de vida saludable.

La medicina preventiva es un área de la atención médica de la que todos los usuarios deberían responsabilizarse y controlar. Hacerse exámenes de detección regulares para problemas de salud comunes, es un primer paso simple y efectivo.

Las pruebas de tamizaje suministran información para identificar riesgos para la salud y tomar así medidas preventivas antes de que se conviertan en problemas más serios. Estas pruebas incluyen autoverificaciones, exámenes clínicos, pruebas de laboratorio y otro tipo de pruebas (ej.: radiografías). Nos vamos a enfocar aquí en las pruebas de laboratorio.

Algunas pruebas de rutina pueden ayudar a la detección precoz de ciertas enfermedades, aún antes de que presenten síntomas, y permiten así beneficiarse de la aplicación pronta de un tratamiento más fácil y efectivo. A veces pueden incluso llegar a prevenir la enfermedad. Muchas de estas pruebas son sencillas, pero no por ello menos útiles para un diagnóstico precoz.

Por ejemplo, ante el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2, detectarla en sus etapas iniciales mediante una prueba de rutina puede ayudar a prevenir o controlar la afección solo con dieta y ejercicio. Sin esta detección temprana, se podría perder la oportunidad de prevenir la enfermedad, lo que podría provocar complicaciones graves y la necesidad de un control más intensivo de la diabetes.

Para obtener el máximo beneficio de la medicina preventiva, hay que adoptar una actitud proactiva y realizarse chequeos periódicos generales o más específicos, si la historia personal o familiar así lo recomiendan. Para algunas enfermedades, los sistemas de salud públicos proponen a los ciudadanos de riesgo participar en programas de detección precoz. La decisión de realizarse dichas pruebas es en última instancia del paciente y dependerá de su tolerancia al riesgo, pero partir de una buena base de conocimiento en salud siempre es de utilidad para tomar las mejores decisiones.

 

Pruebas de cribado para una vida más saludable

Las pruebas de cribado juegan un papel importante en la medicina preventiva y son una parte importante de un examen físico. Tienen dos tipos de beneficios principales:

– Estímulo para realizar cambios positivos: incluso si se está sano, se puede aprender a proteger mejor la salud si una prueba revela, por ejemplo, un valor de alto. Los resultados de las pruebas pueden ayudar a tomar medidas para reducir el riesgo y con ello la probabilidad de que derive en una enfermedad potencialmente mortal o una afección discapacitante.

– Detección temprana: incluso antes de que aparezcan los síntomas o aumente el riesgo, las pruebas de cribado ayudan a detectar la enfermedad en sus etapas tempranas y más tratables.

En la sección de esta web se exponen, por grupos de edad, las recomendaciones de algunas de las principales autoridades sobre aquellos estados fisiológicos o enfermedades para los que se dispone de pruebas de laboratorio para su detección. Hay otras enfermedades importantes para las que también se pueden realizar pruebas de cribado, pero que no implican al laboratorio.

Hay que tener en cuenta que, para muchas pruebas, no hay consenso sobre su valor como mecanismo para prevenir enfermedades y vivir una vida más saludable, por lo que es importante consultar al médico las pruebas que más se adecúen a cada persona.

 

Fuente: Lab Tests Online

Comentar