¿A qué se denomina elementos traza o micronutrientes?

Las pruebas de los elementos traza generalmente se solicitan de forma individual para detectar, evaluar y monitorizar déficits o excesos. La selección de los elementos a analizar se realiza en función de los signos y síntomas, y de las enfermedades subyacentes presentes.

 

¿Cuándo se solicita?

A excepción de las pruebas del metabolismo férrico, las pruebas para los elementos traza no se solicitan de forma rutinaria; se solicitan cuando se sospecha un déficit o exceso de un mineral debido a los signos y síntomas presentes, o a la historia médica de la persona.

Los déficits de los elementos traza pueden causar diversos síntomas, en función de los minerales deficitarios. Entre los síntomas más frecuentes, se incluye:

  • Anemia
  • Náuseas, vómitos y/o diarrea
  • Bocio
  • Debilidad muscular
  • En los niños, los déficits pueden causar anomalías congénitas, retraso del crecimiento, y afectar el desarrollo mental y la maduración sexual.

Los excesos agudos y crónicos de elementos traza pueden causar síntomas asociados con toxicidad, de leves a graves. Entre ellos, pueden causar:

  • Erupciones y pigmentación en la piel
  • Pérdida de cabello
  • Convulsiones
  • Neuropatía periférica
  • En casos graves, fallo renal o hepático, shock, coma, o un aumento del riesgo de cáncer de pulmón

Para monitorizar el estado de una persona con una enfermedad subyacente que causa malabsorción o un almacenamiento excesivo de un elemento traza se pueden solicitar una o varias pruebas periódicamente.

 

¿Qué es lo que se analiza?

Las pruebas de los elementos traza miden la concentración de minerales específicos en una muestra de sangre, orina u otro fluido corporal o tejido. Estos minerales son sustancias que el organismo necesita regularmente en pequeñas cantidades para funcionar correctamente. Se absorben a través de la dieta y se utilizan para la producción de enzimas y hormonas, en la regulación de los niveles de glucosa, y en la formación de los huesos, dientes, músculos, tejido conectivo, y células sanguíneas. Los minerales intervienen en el metabolismo de las proteínas, las grasas y los carbohidratos, promueven la cicatrización de las heridas, y son esenciales para el transporte de oxígeno en el organismo.

Los elementos traza son un conjunto de micronutrientes y minerales esenciales. Entre ellos se incluye:

  • Cromo
  • Cobre
  • Fluoruro (generalmente está incluido, pero se analiza con poca frecuencia)
  • Iodo
  • Hierro
  • Manganeso
  • Molibdeno
  • Selenio
  • Zinc

Los déficits de elementos traza pueden producirse como consecuencia de una alimentación insuficiente y/o poco variada, y/o por déficit de minerales en las tierras donde se cultivan los alimentos. La Organización Mundial de la Salud establece el iodo, el hierro y la vitamina A como los micronutrientes más importantes en términos de salud pública mundial. Generalmente, el déficit y exceso de elementos traza son poco frecuentes, aunque el déficit de hierro sigue siendo un problema importante. Pueden presentarse déficits debido a:

  • Aportación insuficiente: como en el caso de malnutrición o en dietas restrictivas. En algunas ocasiones se presenta en casos en los que la nutrición es solo intravenosa
  • Absorción insuficiente: puede observarse en una gran variedad de enfermedades crónicas, como la enfermedad celíaca, asociada con una malabsorción o con operaciones en las que se retira parte del estómago o de los intestinos
  • Incapacidad de utilización: en algunas ocasiones no se puede utilizar de forma apropiada uno o varios elementos traza
  • Aumento del uso y/o de las necesidades: en embarazadas, niños, y durante el período de recuperación tras una enfermedad o lesiones, en el que puede ser necesaria una aportación nutricional superior
  • Aumento de las pérdidas: un ejemplo es la pérdida de hierro que se produce debido a un sangrado agudo o crónico
  • Interferencia: un ejemplo es el descenso de cobre que con frecuencia se observa asociado a un exceso de zinc

Se pueden observar excesos de minerales en:

  • Aportación excesiva – puede ser aguda o crónica, debido a la toma de suplementos, o una exposición accidental u ocupacional
  • Disminución de las pérdidas – en algunas enfermedades, como la enfermedad renal o hepática, es posible que el organismo no pueda eliminar los elementos traza al ritmo habitual. En algunas enfermedades hereditarias, el organismo puede acumular minerales en tejidos y órganos, pudiendo causar daño. Un ejemplo es la acumulación de cobre en la enfermedad de Wilson

 

Fuente: Lab Tests Online

Comentar