3 de marzo: Día Mundial de los Defectos de Nacimiento

Los defectos del nacimiento son las alteraciones que afectan al embrión o feto y daña la capacidad de funcionamiento del cuerpo e impiden que los recién nacidos tengan un proceso normal de desarrollo. Los bebés con problemas congénitos también son más propensos a adquirir enfermedades e infecciones que los demás niños.

En la mayoría de las veces no se puede detectar cuál es la causa que derivó en las anomalías congénitas; esto en vista de que estos defectos son atribuibles a factores genéticos, ambientales o infecciosos; sin embargo, hay maneras de evitar que esta condición afecte al bebé.

Los datos de la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) revelan que la mayoría de los casos son prevenibles o tratables. Los controles prenatales en las mujeres embarazadas son una de las claves, también es fundamental acatar los cuidados recomendados durante el embarazo, como evitar el consumo del alcohol, el cigarrillo y la cafeína; tener una alimentación saludable, aplicarse las vacunas obligatorias y acudir al médico en caso de presentar fiebre, dolor de cabeza, dolores al orinar y otras complicaciones.

Además es esencial consumir ácido fólico diariamente, por ello se recomienda ingerir verduras con hojas verdes, lentejas y legumbres en general, espárragos, brócoli, frutas cítricas y cereales.

 

Fuente: OPS/OMS

Comentar