19 de Agosto: Día nacional de la lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico

Durante el mes de diciembre de 2013 se sancionó la Ley 26.926 que instituye el día 19 de agosto de cada año como el “Día Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico” en homenaje al Dr. Carlos Arturo Gianantonio, para informar a la sociedad los métodos para prevenir y detectar el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

El Dr. Carlos Gianantonio (19 de agosto de 1926- 21 de octubre de 1995) fue un pediatra Argentin, científico, educador, persona y pensador ejemplar, que dejó un gran legado para la medicina mundial.

Los estudios de Gianantonio y sus colaboradores permitieron caracterizar una entidad patológica definida, el SUH, del heterogéneo grupo de cuadros anatomoclínicos de la infancia que cursaban con insuficiencia renal aguda. Gianantonio pudo reconocer y establecer las modalidades de comienzo, elementos de diagnóstico, conducta terapéutica y vigilancia prolongada. La trascendencia de tales trabajos lo elevó aún más en el prestigio que había adquirido ya dentro y fuera del país, en el área de la nefrología pediátrica.

 

A continuación algunos consejos para ayudarte a prevenir el SUH:

 

Lavado de Manos

Lavarse las manos es una de las más importantes medidas preventivas contra el SUH. Recuerde hacerlo especialmente mientras cocine, antes de comer y después de ir al baño o cambiar pañales. Deben lavarse con agua tibia y jabón durante 20 segundos frotando palmas, dorso, espacio entre los dedos y brazos. Luego, secarse las manos utilizando toallas.

Los Alimentos

 

Higiene

  • Además de lavar sus manos, lave todos los objetos utilizados con agua caliente y jabón. Incluso las esponjas y los trapos.
  • Recomendamos utilizar lavandina en las tablas de madera donde se corta carne, al menos una vez por semana

 

Cocinando

  • Antes que nada: ¡lavarse las manos! Por lo menos durante 20 segundos antes de procesarlos
  • La temperatura a la cual la bacteria se inactiva es a 70 grados. Chequee haber superado esta temperatura al preparar alimentos.
  • No utilizar los mismos cubiertos con la carne cruda y cocida.  No procesar juntos los alimentos que  son de riesgo para esta enfermedad, como la carne vacuna, con  aquellos de mínimo riesgo, como el pollo.
  • Asegúrese siempre de que la carne no esté jugosa ni rosada o roja en el centro. En el caso de la carne picada, está bien cocida cuando el suero que libera al cocinarse es transparente.
  • Si cocina carne congelada, recuerde que su tiempo de cocción es mayor al habitual.
  • No cocine la carne de vaca junto con otros alimentos que no son de riesgo.
  • Cuando utilice microondas, no olvide de tapar los alimentos, revolver y rotar el plato.
  • Luego de manipular alimentos, especialmente la carne, lavarse las manos y todo lo que ha tomado  contacto con ella  con agua bien caliente (44 grados si es a mano y 60  grados si es en el lavaplatos)
  • Lave frutas y verduras adecuadamente con agua potable. Si no le es posible, agregue 2 gotas de lavandina por litro de agua no potable, espere 30 minutos y utilícela para lavar.

 

La cadena de frío

  • Es muy importante respetar la cadena de frío tanto en las carnes como los lácteos. Un alimento fresco puede como máximo permanecer dos horas en tiempo acumulativo a temperatura inadecuada (4 a 60 grados). Mantener los alimentos fuera de la temperatura adecuada es una de las mayores causas de enfermedades asociadas a alimentos.
  • Cuando vaya a hacer las compras, finalice con las carnes y lácteos. Y luego de comprar los alimentos colóquelos rápidamente en la heladera.
  • Guarde los alimentos correctamente: evite colocar la carne en los estantes superiores de la heladera para prevenir que se derrame su jugo sobre otros alimentos No guarde alimentos crudos juntos con los cocidos. Considere que los productos en la puerta de la heladera están a mayor temperatura.
  • No descongele sobre la mesada sino en la heladera, en el microondas o bajo un chorro de agua fría. Siempre tomando la precaución de colocarlo nuevamente en la heladera una vez descongelado.
  • Una vez que se cocinó el alimento consumirlo pronto. Si lo guarda en la heladera, antes de consumirlo nuevamente caliéntelo hasta temperaturas de como mínimo 70 grados.
  • Las sobras deben ser consumidas dentro de los 4 días.

 

¿Cuáles son los alimentos de riesgo?

  • Carnes jugosas de color rosado o rojo en su centro
  • Alimentos cocidos que han tomado contacto con carne cruda
  • Alimentos cocidos que han perdido la cadena de frío
  • Lácteos que hayan perdido la cadena de frío
  • Jugos no pasteurizados (muy infrecuente en nuestro país)
  • Alimentos procesados fuera de la casa, donde no se puede estar seguro de cómo han sido cocidos o almacenados.

 

¿Y cuáles son alimentos más seguros?

  • Pollo, cerdo, cordero, pescado (bien cocidos y que no hayan tenido contacto previo con la carne)
  • Lácteos esterilizados (postrecitos, flanes, leche, crema larga vida)
  • Recordar que es frecuente que, antes del empaquetado de los diversos tipos de carnes, estas suelen estar en contacto. Por esta posibilidad de contaminación es que es muy importante cocinar bien todas las carnes.

 

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

 

Link de interés

Comentar